fbpx

Ska-P enciende la estampida en Rabolagartija

La sexta edición del festival Rabolagartija ha arrancado este jueves en Villena (Alicante) por todo lo alto, contando con el impresionante montaje que el fin de semana anterior acogía el festival Leyendas del Rock y poniendo sobre el escenario dos de las actuaciones más esperadas por los miles de asistentes al festival: Ska-P y La Pegatina.

Desde la apertura de puertas a las 17 horas la entrada fluía de manera constante, algo más retraída al principio y de forma masiva según avanzaba la tarde. En el interior del recinto, todo dispuesto para un evento que tenía el honor de abrir la propuesta ecléctica de El Sombrero del Abuelo –vaya manera de mezclar estilos– y que después asistía al debut en el festival de Nativa, una de las propuestas surgidas tras el parón indefinido de La Raíz.

Sin tiempo para respirar llegaba uno de los clásicos del Rabolagartija, Boikot, que ponía patas arriba con sus clásicos de siempre un recinto que ya presentaba el primer lleno de la jornada y que de ahí en adelante se iba a convertir en un auténtico desenfreno de la mano de La Sra. Tomasa y su mezcla de estilos urbanos, el rock reivindicativo de Xavi Sarrià y el rap crítico y comprometido de Los Chikos del Maíz.

Mientras tanto, se sucedían las actuaciones en el Caparrilla Stage, el tercer escenario del festival, por donde desfilaban Tesa, JazzWoman, La Regadera, Tongo, Chiki Lora, Salida Nula y los yeclanos Rokavieja.

Con-sumo gusto

A las once y media de la noche, con la puntualidad marca de la casa, arrancaba el show de Ska-P, 90 minutos de espectáculo que se pasaron en un santiamén gracias a una propuesta llena de ritmo, diversión y temas que son auténticos himnos populares ­no faltaron Cannabis, Romero el Madero o el Vals del Obrero­, pero que, tras su apariencia festiva y alegre, esconden poderosas cargas de profundidad contra un sistema corrupto y las injusticias de toda índole que lo adornan, como bien se encargó de recordarnos Pulpul, líder de la banda.

Igual de festiva y alegre, pero menos reivindicativa, es la propuesta de La Pegatina, otro clásico del festival, que venía a poner patas arriba (lluvia de confetis mediante) con su fusión de la rumba catalana y el ska a un público ya entregado y poseído por el espíritu de la fiesta, y que siguió disfrutando de lo lindo con otro debut, el de Valira, otra de las formaciones valencianas surgidas de la diáspora de La Raíz.

Electrónicamente

Como es habitual en Rabolagartija, el cierre de cada jornada se deja en manos de propuestas electrónicas para hacer bailar hasta la extenuación a los festivaleros más intrépidos.

En esta ocasión por partida doble, con la brutal propuesta de Gomad! & Monster, colectivo formado por DJs, productores y músicos que mezcla a la perfección los sonidos más bailables con música rock y metal, y posteriormente y como fin de fiesta, con Plan B, un DJ que mezcla como nadie novedades de cualquier genero con grandes clásicos, consiguiendo unas sesiones monumentales que siempre sorprenden y divierten al público.

Fotografías: Salvador Villa

Share:
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad